domingo, 30 de diciembre de 2007

Mi vida con los objetos

No sé si saben que trabajo en una revista de esas "supermegaguay", pija o como decimos en Cuba, "de caché"; el caso es que me debato cada día entre la añorada poesía y los ideales que me enseñaron en mi Cuba querida y el materialismo más feroz. Cada día desfilan ante mi vista cientos de objetos increíbles de precios exhorbitantes y dudoso gusto. A mí me gustan las cosas sencillas, por eso creo que a veces cuando regreso a casa estoy de mal humor pues me parece imperdonable que la gente se gaste tanto dinero en tonterías. Aunque como dice el refrán "para gustos se han hecho los colores y para escoger las flores", así que yo no me lo tomo demasiado a pecho, pues una cosa que he aprendido aquí es que el trabajo es eso: trabajo.
En uno de esos días en que trabajaba para el último número de la revista, el de Navidades (el más asquerosamente consumista de todo el año, para incitar a la gente a gastarse el dinero en esa loca carrera de los regalos navideños), me tocó ir a ayudar en una sesión de fotografía de moda de fiesta. Nada menos que al Hotel Son Vida, uno de los hoteles más caros de Mallorca. Para las fotos nos dieron la suite "Loewe", una suite más grande que mi apartamento donde todo es de esa marca. Figúrense que por cinco botellas de agua nos cobraron la cifra de ¡30 euros!, (que pagó la empresa, of course). Y vino a traernos el agua una mayordomo ¿o mayordoma? estos vocablos no los domino muy bien, vestida con levita y todo. Absolutamente decadente, digo yo. Claro, supongo que esto lo digo porque no soy millonaria, que si lo fuera a lo mejor no me importaría. Pero creo que no, definitivamente si fuera millonaria gastaría mi dinero en cosas más edificantes, útiles, no en toda esa parafernalia que no es más que un teatro, una representación en la que lo único que vale es ver quién tiene (o aparenta tener) más dinero. Qué esnobismo, por Dios. Bueno, les dejo con unas fotos de ese día.

El dormitorio de la suite y uno de los fotógrafos, Íñigo. Muy buen fotógrafo, por cierto.
¿Ven la colchita de pelos? Pobres animalitos.

Los vestidos de la modelo, todos de marcas como Valentino, Chanel, etc. Cada uno de ellos costaba como mínimo 6.000 euros. ¡Que me coja yo gastándome ese dinero en un vestido!

La modelo.


El salón y la terraza de la suite.

Jardines del hotel Son Vida.

Vistas desde la terraza de la suite al campo de golf de Son Vida. No sé, pero el golf también me parece decadente y esnobista. Definitivamente tengo prejuicios, rezagos socialistas, quizás. ¿No así que el dinero era malo? Yo me lo creí.


El campo de golf de Son Vida.

Idem. Lo que se ve al fondo es la bahçia de Palma.
Creo que en este post me ha salido un poquito de mala leche. Lo siento, no es mi intención ofender a nadie ni juzgar, que "al que Dios se lo dio, San Pedro se lo bendiga".

viernes, 28 de diciembre de 2007

Jornada campestre

El campo mallorquín es precioso. Si no me creen, vean estas fotos.
Paisaje en dirección a Valldemossa, vean los muros de contención, la tierra está dividida en porciones para aumentar el área cultivable. ¡Qué listos!



Los "marges" o muros de pared seca son de las cosas que más me han impresionado aquí en Mallorca. Como aquí la piedra abunda, la han aprovechado de mil maneras y ésta es una de ellas. Aquí es muy raro ver cercas para dividir los terrenos, se usan estos muros que NO LLEVAN CEMENTO NI ARGAMASA ALGUNA, se construyen piedra sobre piedra y se sostienen por la fuerza de la gravedad. ¿No es maravilloso?


Otra vista de una montaña cualquiera. Aquí en Mallorca es de lo más común ver las montañas así seccionadas. Esto me hace pensar en la historia (en siglos) que tienen estas tierras, qué respeto.


Una síquia o embalse.


Las mandarinas de aquí son buenísimas, mandarinas y naranjas, diez veces (y me quedo corta) mejores que las de Cuba (la verdad no ofende, señores).



En Mallorca se ven muchas construcciones en terrenos irregulares. Nunca había visto aprovechar tanto la piedra.

Más terrazas, vean los muros o "marges".

Paisajes de ensueño. Mallorca es una roca, desde el aire se ve como una gran piedra.


Aquí en Mallorca el mar está por todas partes, aquí la entrada de la playa de Banyalbufar. Me imagino que si los mulos se marean la pasarán mal.


"Borriquito como tú, tururu, que no sabe ni la U..."

Este cerdito me estaba contando algo, claro que no lo entendí.

Estas dos están preñadas.
El cerdo negro (porc negre) mallorquín es famoso por sus derivados. La sobrasada (una especie de embutido típico de Mallorca) está buenísima, para chuparse los dedos.

Vueltas y ondas

Anteayer estuve por el campo y mientras iba por la carretera sonaba esta música preciosa. Música y carretera parecían haberse puesto de acuerdo.

jueves, 27 de diciembre de 2007

25 menos

Esta es una noticia triste que me ha llegado desde el blog de Generación Asere, se trata de la desaparición de 25 cubanos en altamar cuando intentaban huir de la isla en una embarcación y fueron interceptados por los guardafronteras cubanos. Nuestro gobierno, con su habitual falta de claridad, no ha dado explicaciones aún sobre las circunstancias del naufragio, y son más que necesarias.
Para ver la noticia en El Nuevo Herald pinchen aquí.

lunes, 24 de diciembre de 2007

Por fin el vídeo de Gallo

Hola chicos, La sorpresa de fin de año es la siguiente: después de tanto tiempo guardado -como los buenos vinos- acabo de publicar en Internet el video de la casa de Gallo, ese tipo fuera de serie que vive en Alamar y que ha convertido su pequeño apartamento en un museo de los recuerdos.
Estoy segura de que lo van a disfrutar al igual que yo lo he hecho, y desde aquí quiero dar las gracias a Miky, una amiga cubana, quien me enseñó el lugar y propició el encuentro con Gallo, y también a Dowglas, otro amigo que me lo digitalizó, ya que no sabía sacarlo de la cinta donde estaba. El material está sin editar, pero espero que lo disfruten así mismo. Lo he bajado de calidad para que sea más fácil de ver.
Saludos y muchas cosas buenas para 2008. A ver si tomamos ejemplo de Gallo, que es todo un sabio. Por cierto que el libro que se cita se llama "Radiografía de Gallo", estuve tratando de buscarlo en Inernet pero sólo encontré una referencia en una librería digital, y para colmo está agotado, si alguien lo encuentra, que me lo diga, me encantaría tenerlo y ponerlo a la venta desde aquí.
Para ver el video tienen que hacer click aquí.



Una de sus computadoras
La sala.

Otra pared de la sala.

El "mural de la moral" o el refranero de Gallo.

La cerca de su casa.

Detalle de su ventana.

El famoso refrán completado por Gallo.

Más mensajes.

Vista del jardín de los afectos.

Jardín de los afectos.

El edificio: según Gallo el proyecto humano (de Alamar) es muy bueno, pero la construcción no tiene la misma jerarquía. Es un vacilón.

Mi amiga Miky, en la sala de casa de Gallo.

El balcón.

Su tocadiscos.

Su ventilador.


Otro tocadiscos.

sábado, 22 de diciembre de 2007

Leyendo mis poemas en el bar Lisboa

El otro día estuve en un recital abierto de El Último Jueves, un encuentro literario que se celebra en Palma cadas mes y que ese día festejaba el fin de año en el bar Lisboa.
Y me lancé a leer algunos poemas, con un poco de timidez y una entonación patética, pero bueno, ahí va eso.
Espero que lo disfruten o al menos se rían un poco. Con esto aprovecho para desearles felices fiestas y mejor año nuevo.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

martes, 18 de diciembre de 2007

El Mesías de Haendel, en la Seu

El otro día fui invitada a ver el ensayo general de El Mesías, de Haendel, una obra que se interpreta cada año por Navidad en una puesta en escena en la que participan muchos músicos y cantantes, cientos de voluntarios que ensayan durante mucho tiempo para esta ocasión.
Es una experiencia sobrecogedora escuchar tantas voces juntas llenando el vasto espacio de la Catedral, cuyas dimensiones son enormes, como verán en las fotos. La parte del "Aleluya" es una pasada, como dicen por aquí.
Luego les cuelgo un videito, para que escuchen un fragmento. Como era el ensayo no podía uno realmente transportarse a otra dimensión, ya que la música paraba cada cierto tiempo, pero aún así era muy agradable, el sólo hecho de estar en la Seu (no sé a ustedes, pero a mí entrar en las iglesias ya me hace sentir espiritual, por el ambiente que se respira y el silencio, tan caro por estos días). Era muy agradable. Gracias a Nuria, que cantaba en el coro, pude entrar. Quien quiera conocer un poco más sobre la Seu, puede ver este vídeo. Lo recomiendo fervientemente. ¿Sabían que es la cuarta Catedral gótica más bonita del mundo? Yo ya me la cogí para mí.

Vista desde lejos del coro y los músicos, así desenfocado parece un cuadro impresionista.
Había bastante gente, yo estaba más o menos por el culo de la Seu.

El famoso Baldaquino de la discordia, obra de Antonio Gaudí, que dejó sin terminar, (el tipo se dio a la pira, dijo que con él no había jueguito).

La cabeza de mi padre. Es que llegó un momento en que me aburría y me puse a hacer fotos (si me oye Nuria me mata). No es que yo sea una insensible, que a veces lo soy, es que estaba estresada.
Vista del espectacular rosetón gótico. Esta Catedral tiene el rosetón más grande del mundo, ¿a que no lo sabían?
Una pausa de la orquesta.
Vista desde un costado delantero.
Uno de los púlpitos, que no pulpitos.

Cambiando de tema, ya sé que hace rato que no cuelgo un poema, pero los días no están muy poéticos para mí, no obstante, si quieren leer buenas cosas, les sugiero que se den un saltito hasta el blog de Literarte, donde estamos hablando de Jazz en estos días, y donde además han empezado a colaborar amigos blogueros. En esas estoy por estos días. Se aceptan colaboraciones.