martes, 2 de febrero de 2010

Fotografiar miserias


Era tan fácil caer en la tentación de fotografiar miserias... No había más que andar unos metros y apretar el obturador al azar para captar la piedra en carne viva, la acera reventada, el hueco peligroso, el excremento de perro secándose al sol. En el lugar menos pensado, una aglomeración surgía de la nada recordándole al viajero que Cuba además de ser "La isla de la siguaraya", es la isla de las colas. A la salida del centro comercial, un viejo pedía limosnas. Más allá, en la parada de la guagua, la gente miraba al horizonte con cara de preocupación y desánimo. Algunos se adelantaban y hacían señas desesperadas a los vetustos almendrones que pasaban descargando sobre los viandantes su humareda negra con olor a petróleo quemado. Yo, parada en la esquina sin saber qué hacer, a dónde ir en esa hora de la tarde en que los comercios ya han cerrado y los bares aún no han abierto. El viento polvoriento resecándome la piel y las mucosas, crispando mis cabellos, metiéndoseme en los ojos traicioneramente. Quizás por ese mismo viento, o por la sensación de que pronto caería la noche sumiéndonos en la oscuridad total, por esa tristeza que me embargaba al ver las ruinas de la ciudad amada, o por la sensación de estar pobremente vestida, o por todo eso a la vez, me sentía tremendamente sucia y desamparada. En esas circunstancias, pensaba, podría hacer las fotos más decadentes que jamás se hicieran sobre la Habana, las más miserables, las que no por obvias dejan indiferentes. Fotos rebuscadas y grotescas, cargadas de esa violencia que la ciudad transmite; fotos con cámara oculta en los sitiales del poder; fotos de robos, de injusticias, de infracciones, fotos-denuncia de casi todo lo que se mueve y respira aquel aire prestado y putrefacto. Pero no iba a ser justo, pensé, era demasiado fácil. Lo difícil era dejarlo pasar. Lo difícil era sobreponerse, acostumbrar la vista hasta lograr ver belleza entre las ruinas, acostarse en el malecón y quedarse dormida sin temor a que te caminase una cucaracha por arriba. Perdonarle la vida a la ciudad ingrata, pasar por alto los detalles escabrosos y recrearse en los planos generales, en las puestas de sol, que son tan recurrentes cuando el espíritu está desconcertado.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué bueno que has vuelto y qué malo que las nubes te impidan ver el sol!.
¡Con una foto tan linda y provocadora de sentimientos nobles y bellos! ¿por qué tanto amargor? ¿Acaso sólo en La Habana hay gente pidiendo dinero en las calles, o haciendo colas interminables, o sólo allí los que tienen el poder viven mejor que otros?
Hay tanta angustia existencial en el mundo. ¿Has visto lo que pasó en Haití? Es como si la ira de Dios hubiera caído sobre ese suelo y su negra gente. Privilegio que has tenido de volver a ver a tu Habana añeja, sucia, con popó de perros, pero ahí, viva, sangrante, alegre, triste, iluminada por el sol y por su gente, que la ama, como tú, aunque no siempre te des cuenta.
¡Qué bueno que hayas regresado!

Ivis dijo...

Hola anónimo, no es amargor, si algo no estoy ahora es amargada, al contrario, me siento plena. Creo queno entendiste el sentido de mi post, pues reivindico precisamente lo contrario: la belleza, la compasión, la armonía por sobre todas las cosas. Igual no me hice entender, lo siento.
Lo de Haití es muy triste, eso sí que es triste, ¿verdad? Lo de Cuba no es comparable ni de lejos, al lado de Haití Cuba es ficción, y un poco de ficción también hay en lo que escribo, por cierto.
Un saludo y gracias por este recibimiento efusivo.

Armienne dijo...

Hacía un tiempo que no visitaba el blog y me encuentro con esta entrada tan interesante.
Como quiera que sea Cuba es nuestra patria y nos da dolor verla sufrir.

Ivis dijo...

¡Hola Armienne! Un saludo desde esta Mallorca que cada vez está más fría. Hace rato que no te saludaba. Hasta pronto.

JAPAN dijo...

L'AVANA E' UN MINESTRONE
CHE BOLLE E RIBOLLE
A VOLTE PIANO A VOLTE PIU' FORTE
DIPENDE DALL'ORA E DAL GAS

E DENTRO CI VA:

UN PO' DI GENTE DEL CAMPO
MOLTO ORIENTE
LA RAGAZZINA SFRONTATA ED AMBIZIOSA
LA VECCHIA FELICE
LA POLIZIA PRESENTE

A VOLTE UNA BOLLA ESPLODE
E UN UOMO GRIDA "HO FAME"
E TUTTO IL RESTO GLI RISPONDE
ASPETTA CHE SIA COTTO

PER TUTTI I GIORNI CHE DIO LE REGALA....

L'Avana 2004

Niki
acaso si quere puede aser una traducion
Un grade abraso Miriam, yo regresse de La Habana y tiengo la cara en la ciutad todavia, yo tambien qiuro esta ciutad tan grande y tan miserabile, ma llena de fuerza de vivr, llega de color y alegria, como disea el actor porque los cubano siempre ride, porque el cubano esconde la tristeezza abajo de una sonrisa!

Choa Ivis
NIKI

Champy dijo...

Que bellas letras.....

En México muestras mas mexicanas muejeres piden dinero en las calles.... el futuro de México pide dinero en las calles.... Nuestra fuerte mano de obra trabaja en las esquinas, haciendo malabares con fuego y con bolas, limpian cristales, venden lo que pueden y los que no? Roban.
Roban los granbdes hombres, los que nos deben gobernar y dirigir, los que deben lesgislar y los que deben curar, los que deberían administrar y los que deberían enseñar....en México todos robamos.

Además, cualqueira sabe que dignidad, ya no poseemos.

Cualquiera sabe, que nuestars ciudades estan en ruinas.

Cualquiera sabe que nuestra gente esta temerosa, aterrada.

Desde el 58 a la fecha, 9 presidentes-ladrones que han sodomizado a mi patria.

Yo me enrogullesco de la tuya.

2046 Besos Cubanos.

Ivis dijo...

Niki, ¡bellísimo poema el tuyo!Intentaré traducirlo y colgarlo aquí en el blog, rezuma sentimiento por mi país y por mi gente. Gracias por dejármelo aquí.

Champy, la historia de nuestros países subdesarrollados es triste y a la vez hermosa. Triste porque da pena ver cómo hay gente que nunca lograrán abrirse camino por más que lo intenten por la falta de oportunidades. Hermosa, porque cuando alguien logra abrirse camino, sobre todo en el extranjero puedes decir con certeza "he ahí un triunfador", y sabes que le ha costado sangre, sudor y lágrimas. Claro que tu país y el mío son bastante diferentes a pesar de estar tan cerca, padecen de diferentes lacras sociales. Pero la gente, ¡ah, la gente! Eso es harina de otro costal.
Un saludo y te devuelvo los besos.

Fabienne dijo...

...de gente noble. Habana, mi vieja Habana, si mis ojos te abandonaran, si la vida me desterrara a un rincón de La Tierra, yo te juro que voy a morirme de Amor y de ganas, de andar tus calles, tus parques y tus lugares...
http://www.youtube.com/watch?v=WOzBED_n_o4&NR=1&feature=fvwp